Lo específico y diferenciador  del Análisis Bioenergético con respecto al resto de las psicoterapias es que es una herramienta terapeútica centrada en lo emocional, o sea en la regulación de nuestras emociones y en facilitar la  articulación en la conexión entre el apego y la intersubjetividad. La via afectiva-emocional facilita la relación intima y el deseo de compartir experiencias sensorio-motoras, tanto en la relación madre/bebé como en la relación terapeútica, entre terapeuta/paciente.

 

Hay cantidad de terapias que son buenas al trabajar con los mecanismos adaptativos del ego del paciente. La Psicología del Yo y el Psicoanálisis son excelentes para explicar las maquinaciones y la actividad del ego, y la adaptación de la personalidad. , El Análisis Transaccional, es excelente para analizar los juegos  que la gente juega y representando las formas en que la persona ha intentado organizarse a sí mismo en el mundo;  sin embargo, ello deja fuera de la realidad que todos los juegos del ego proceden de un movimiento energético bloqueado en el cuerpo.

Hay numerosas modalidades terapéuticas que son muy buenas al trabajar sobre la energía bloqueada en la contracción. Métodos como Rolfing, Feldenkrais y Alexander, intentan liberar el bloqueo físicamente. Pero liberando el bloqueo, no hay conciencia del significado de ese bloqueo en términos de la organización de la personalidad, y no hay disponibilidad para encontrar o hacer contacto con la persona sobre el nivel de la transferencia y no hay disponibilidad para apoyar la fuerza vital en su liberación. Entonces ésto, fuerza a la persona a caer de nuevo sobre sus antiguas defensas.

Hay también terapias que intentan trabajar con la fuerza vital y descartar el trabajo con las defensas del ego o el significado de la contracción. Encontramos terapias como el Grito Primal, o Renacimiento, donde intentan ir por debajo de la estructura defensiva y simplemente liberar la fuerza vital. Lo que ocurre es que consigues caos. Vemos gente que tienen experiencias pero nunca consiguen integrarlas . En el Análisis Bioenergético, estos tres aspectos – el mecanismo adaptativo del ego ( falso self ), el bloqueo energético (tensiones neuromusculares )  y la fuerza vital ( expresión genuina o movimientos espontaneos) han de ser destacados y ser comprendidos. Lo primero de todo, tiene que haber consciencia de la función de  adaptación del ego. El primer nivel es tomar en serio la defensa adaptativa del ego. El segundo, es ayudar a la persona a identificarse con la contracción, y lo tercero, es contactar con la fuerza vital básica cuando vuelve a surgir hacia el entorno