El proceso terapeútico

En el trabajo individual con las personas tomo en cuenta la relación y el proceso terapéutico de la experiencia compartida, como guias del trabajo psicoterapéutico

Durante el proceso de terapia tanto el terapeuta como el/la paciente progresan en el entendimiento de la lucha interior que éste/a mantiene entre las defensas que ha necesitado construir y su deseo de superar las limitaciones en la vida afectiva y amorosa que estas defensas traen consigo y que pueden ser causa de síntomas y enfermedades. El psicoterapeuta bioenergético propone al/a paciente ejercicios y expresiones físicas que le ayudan a experimentar los patrones corporales y de comportamiento. De este modo se recuperan más fácilmente sentimientos que han sido reprimidos durante la infancia y se han mantenido así en la vida adulta. Cuando el/la paciente/a progresa en la psicoterapia los patrones antiguos y poco efectivos que bloquean la conexión con el placer, la espontaneidad y el gozo, lentamente se disuelven. La combinación del trabajo corporal y la exploración verbal y el análisis de los conflictos emocionales y su relación con la historia personal individual ayudan a relajar progresivamente la estructura defensiva de la persona y permite que se recupere una mayor libertad de expresión del Ser en los niveles físico, emocional, mental y relacional.

La psicoterapia Individual

Sentirnos enrraizados a la tierra nos permite avanzar en forma realista en la vida y luchar por lo que deseamos

 

  La psicoterapia individual es un proceso terapéutico que ayuda  a comprender la relación entre la historia personal y los conflictos y dificultades de la vida actual

 

 El paciente, en su relación con el terapeuta,  va encaminándose a la toma de conciencia de dónde y cómo se bloquea o dificulta su vida (incluyendo su flujo energético en el cuerpo). Para llegar a comprender las limitaciones que está padeciendo en su vida el terapeuta le ayuda a  analizar la función actual que tienen sus tensiones corporales y psicológicas  y el origen de las mismas. Además de la palabra el terapeuta uliliza el movimiento espontáneo,y la expresión sensoriomotora como vías de liberación y regulación somato-emocional. Como terapeuta estoy atento tanto a seguir las señales corporales como  a lo que dice con las palabras y a partir de aquí intento encontrar las conexiones. A lo que doy más valor es a la manera de  relacionarme  con la persona y más concretamente con su Ser profundo y desde ahí acompañándole a que vaya sintiendo una nueva manera más saludable de habitarse y de estar con los demás.

“La base de la relación de ayuda está en la confianza y seguridad hacia el profesional”