Cómo trabajo con nuestro drama interno

 

 

Cuando la persona comienza a confiar en su cuerpo, además de abrir el camino de la esperanza abre el camino de la sabiduría profunda del organismo

Las últimas investigaciones en neurociencias muestran que el cerebro continúa con cierta plasticidad nerviosa durante toda la vida. En cualquier caso, es evidente que cuanto antes comience la terapia mejor será el pronóstico ya que al igual que los músculos y los huesos, con el tiempo, la plasticidad cerebral también disminuye.

Con un cuerpo traumatizado la cualidad de presencia viva y respetuosa del terapeuta es la premisa básica para ayudar a una persona que ha vivido abusos o haya sufrido   traumas a lo largo de su vida. Esta relación de confianza  permitirá a la persona abrir sus defensas profundas , de manera progresiva;  de tal manera que pueda  tolerar, sentir y liberar su dolor profundo,  . sin escaparse y/o disociarse  Es por esto que el acompañamiento sintónico del terapeuta es la clave para despertar las energías vivas de la persona que viene a pedir ayuda, abriendo el camino de la curación, o sea de su autoregulación somatoemocional.

Durante el proceso de terapia tanto el terapeuta como el/la paciente progresan en el entendimiento de la lucha interior que éste/a mantiene entre las defensas que ha necesitado construir y su deseo de superar las limitaciones en la vida afectiva y amorosa que estas defensas traen consigo y que pueden ser causa de síntomas y enfermedades. El psicoterapeuta bioenergético propone al/a paciente ejercicios y expresiones físicas que le ayudan a experimentar los patrones corporales y de comportamiento. De este modo se recuperan más fácilmente sentimientos que han sido reprimidos durante la infancia y se han mantenido así en la vida adulta. Cuando el/la paciente/a progresa en la psicoterapia los patrones antiguos y poco efectivos que bloquean la conexión con el placer, la espontaneidad y el gozo, lentamente se disuelven..La combinación del trabajo corporal y la exploración verbal y el análisis de los conflictos emocionales y su relación con la historia personal individual ayudan a relajar progresivamente la estructura defensiva de la persona y permite que se recupere una mayor libertad de expresión del Ser en los niveles físico, emocional, mental y relacional.

La base de la relación de ayuda está en la confianza y seguridad hacia el profesional